Google Cuento
Cuentos y relatos de Tomy el Ratigato, con canciones infantiles para niños gratis
DIRECTORIO ILUSTRADO CANCIONES SOBRE EL SITIO CUENTOS RATIGATO EXCURSIONES VIRTUALES HOME

CANCIONES

Ver la portada
estudiante
Estudiante
Te regalo una estrella
Te regalo una estrella

La fiesta de los animales

El tren de la alegría

Aprendí a leer

Si viviéramos en el mar

Tu cumpleaños

Mi perrito juguetón

Vamos a la selva

Quisiera ser payaso
 
Raza de perros
Todas las Razas de Perros

 

CUENTO "LAS AVENTURAS DE TATY EN EL TREN DE LA ALEGRIA"

1ra. parte 2da. parte 3ra. parte 4ta. parte 5ta. parte 6ta. parte 7ma. parte 8va. parte
indice del cuento              

Hola niños y niñas, de 1 a 100 años de edad: Hemos querido adelantarles este cuento Las aventuras de Taty en el tren de la alegría, para ir obteniendo sus opiniones. El cuento contiene canciones, las cuales pueden escuchar. Este cuento se piensa imprimir en papel, y el mismo será ilustrado. Las canciones del cuento, ya están disponibles en: www.tututren.com. También los padres, padrinos y hermanos mayores, podrán adquirirlas a través del departamento de ventas ONLINE, de: www.aventurasinfantiles.com

Autor del cuento y letra & música de las canciones: Oscar Mendoza Camino

   

Primera Voz:
Dushinka
Dushinka Ferreira Víctor

Coros: Misaél Mañón, Génesis Rodríguez
y Dushinka Ferreira Víctor

Voces canciones "Estudiante y Tu cumpleaños"
Carmen Viñas
y Miguel Angel Viñas

Dirección musical y arreglos: Natam J. Crúz

Mezclado y Masterizado: AUDIO VIRTUAL

 

"LAS AVENTURAS DE TATY EN EL TREN DE LA ALEGRIA"

LA CASA DE TATY

Era una vez una niñita que vivía en una casona ¡muuuy, pero muy grande! Esa niñita, llamada Taty, siempre estaba triste porque desde que era pequeñita no veía a su mamá y sólo una vieja fotografía tenía para recordarla. Su papito le decía que ella se había marchado muy lejos pero que un día regresaría con los brazos llenos de regalos y la llevaría a conocer el mundo. Taty era un niña muy ingenua, sin embargo sospechaba que algo extraño sucedía, porque cuando su padre le hablaba de su mamita los ojos se le aguaban y su mirada se perdía en el espacio.

 

Todos los días Taty se levantaba muy tempranito y luego del desayuno tomaba el autobús para ir a la escuela, de donde regresaba pasado el medio día. Por razones que no comentaremos, Taty se pasaba mucho tiempo sola en esa enorme casona. Bueno... no tan sola, ya que Taty era una niña muy soñadora y, con su mente infantil llena de fantasías, imaginaba duendes y hadas. Al menos, los adultos ¡pieeensan! que son imaginaciones, pero... ¿quién sabe cuál es la verdad? Ya sea verdad, o una muy elaborada fantasía, Taty también tenía un Gnomo consentidor que, según ella, tal y como le contaba a sus amiguitas de la escuela, cumplía todos sus deseos, menos traerle a su mamita de vuelta a la casa. Ella, sin embargo, no perdía la esperanza de que algún día su Gnomo le cumpliría su mayor deseo.

Muchas de sus compañeritas se reían de ella cuando contaba sus aventuras, y le decían: “Eres una mentirosa” pero a ella no le importaba porque sabía que un día iría a la escuela con su Gnomo y le demostraría a todos que lo que ella decía era la verdad ¡toooda la verdad! y nada más que la verdad. Taty no se explicaba como los demás niños no se daban cuenta de que cada uno de ellos tenía también un Gnomo consentidor. “¡Deberían darse cuenta!” pensaba en voz alta.

Taty, además de su candidez, era muy ingeniosa, escribía poemas y canciones que ella misma cantaba, acompañada por la música que su Gnomo, como si fuera por arte de magia, hacía sonar sin ningún instrumento musical. Su pasión principal era hablar y jugar con sus muñecas que, según le decía su padre, eran regalos que le enviaba su madre cada navidad.

Ya que empezamos a conocer a Taty, veamos qué está sucediendo en su casa en este momento... ¡AAH! ahí está ella dormida en el piso de la sala junto a sus mñecas. Por lo que podemos observar, debe estar muy cansada. Pero... retrocedamos en el tiempo para ver que le pudo producir ese cansancio que la hizo dormir tan profundamente:

En este imaginario, o real momento, la vemos entrando a la sala de la casa, y precisamente viene hablando con varias de sus mñecas, las cuales trae entre sus brazos.

JUGANDO A SER ARTISTA

– Mis niñas lindas no se pongan celosas que a todas las quiero por igual, y en muestra de como las quiero les voy a cantar la última canción que escribí para mi mamita, pero para eso vamos a jugar a los artistas. Yo cantaré y ustedes serán mi público. Así que siéntense tranquilitas y pórtense bien, que.. ¡el espectáculo va a comenzar!

Dice esto último, mientras coloca sus muñecas en el suelo e inmediatamente empieza su actuación, tomando un micrófono de juguete y dirigiéndose a sus muñecas:

– La canción que voy a interpretar se titula “Donde estará mi Mamita”.

La música empieza a sonar, y Taty se deja llevar por ella mientras canta con un sentimiento que brota desde el fondo de su alma:

La huerfanita

CANCION "DONDE ESTARA MI MAMITA"

Dónde estará mi mamita,
que hace tiempo no la veo,
me han dicho que se ha ido
a otro país muy lejos.

Si ella tanto me quería
porqué me ha dejado sola,
ya no me canta canciones
ni me mece en mecedora.

Mi papito me ha contado
que ella desde allá me mira,
y yo que no puedo verla
pienso que todo es mentira.

Mamita si tú me oyes,
dime por favor por qué
me llaman por otro nombre
que a ti nunca te escuché.

Me dicen la huerfanita,
y yo no se por qué.
Mamita si tú me escuchas
díme por favor porqué.

Me dicen la huerfanita,
y yo no se por qué.
Mamita si tú me oyes,
díme por favor porqué.

Al terminar de interpretar la canción, Taty se dirige nuevamente a sus muñecas:

-Mi querido público, estoy muy contenta de estar aquí compartiendo con todos ustedes y poder decirles lo maravilloso que es vivir entre tantas cosas bellas que tiene este mundo. Las flores, el aire, los árboles, las aves, los ríos, las mariposas y toda la naturaleza, es algo que debemos amar y conservar. No entiendo como es que existen personas que quieren dañar la naturaleza... de verdad que no lo entiendo. En este mundo hay muchas cosas feas también, pero lo mejor es no pensar en ellas, pues habiendo tantas cosas bonitas, las feas salen sobrando. ¡Repitan conmigo!: ¡Habiendo tantas cosas bonitas, las feas salen sobrando! ¡Otra vez: ¡Habiendo tantas cosas bonitas, las feas salen sobrando!

–¿Sabían ustedes que lo más feo es un niño que desobedece a sus padres? Pues yo respeto mucho a mi papá, pero tengo un problemita. ¿Les gustaría saber cuál es el problemita que tengo con mi papá? ¿Sí? Pues se lo voy a contar. Eso sí, prométanme que no se lo dirán a nadie má, pues si mi papá se entera del secreto que voy a contarles no me llevaría a comer helado durante un mes, y a mí me gustan mucho los helados. ¿A ustedes le gustan los helados? ¿Sí? Pues esto que les voy a contar les helará la sangre...

<< aventuras infantiles ...segunda parte del cuento >>



Las Aventuras de Taty en El Tren de la Alegría

CAPITULOS

    1ra. parte:
  • La casa de Taty
  • Jugándo a ser artista
  • Donde estará mi mamita
    2da. parte
  • Un regalo muy especial
  • Mi perrito juguetón
    3ra. parte
  • Recordándo el Circo
  • Quisiera ser payaso
    4ta. parte:
  • Fin de las clases
  • Aprendí a leer
  • Vamos a la selva
    5ta. parte:
  • La llegada del tren
  • El tren de la alegría
  • Excursión en la selva
    6ta. parte:
  • La casa del león
  • La fiesta de los animales
    7ma. parte
  • Aventuras en la playa
  • Si viviéramos en el mar
    8va. parte
  • El cumpleaños de Taty
  • Te regalo una estrella

© 2007 - 2013 Aventuras Infantiles (Oscar Mendoza Camino) gerencia@aventurasinfantiles.com 809-448-2460